El creador de contenidos digitales busca contar su experiencia para que infancias y adolescencias trans tengan más información. 

Feca cuenta su historia y su militancia en las redes Foto IG
Feca cuenta su historia y su militancia en las redes. Foto: IG.

Los esports y el gaming son rubros “masculinizados” y con poca presencia de identidades diversas, destacó Federico “Feca” Soldano, un joven creador de contenido y modelo de 23 años, que luego de hacer su transición de género en este ámbito busca contar su historia para que otras infancias y adolescencias trans “tengan más información” y se amplíe la representación del colectivo en este universo.

“Feca”, oriundo de Hurlingham, hoy se encuentra en la ciudad de Valencia, en España, para cubrir el Festival del Orgullo LGBT, desde donde conversó con Télam sobre su activismo, su proceso y las intenciones que tiene de usar las redes sociales para expresarse e informar y que “otras personas trans no pasen por lo que viví”, en el marco de la campaña de Twitter sobre el mes del Orgullo LGBTIQ+.

“Mi militancia en sí se basa pura y exclusivamente en contar una historia. Todo lo que más busco es informar a la gente”, expresó Soldano, quien cree que su fin en las redes es que “los grandes aprendan para que las infancias trans estén mejor” y que “tengan información para salir adelante y entender lo que les está pasando”.

Cuando corría el 2017, Feca se cruzó con una imagen de un antes y un después del cuerpo de un chico trans, momento en que el que se enteró que existían las personas de este colectivo.

“Ahí pensé en que en algún momento tenía que hacer yo este contenido porque no hay, y para mí es súper necesario”, sostuvo.

La infancia de Feca, como la de muchas otras personas travestis y trans, fue “difícil”.

“Mi papá era una persona bastante machista. Después de verme tan deprimido y tan tirado en la cama en el 2017, que ya no quería ni vivir, y luego de ver el cambio y cómo soy ahora siendo un chico trans, se dio cuenta de lo que era la felicidad. De chiquito fue complicado”, contó.

También lo fue su paso por las instituciones educativas, donde considera que vivió un “bullying pasivo agresivo”.

“Me decían que era la marimacho, que era demasiado buena en los deportes y que entonces quería ser hombre. Tuve que dejar de jugar en su momento porque no soportaba las cosas que me decían. Al ser trans es mucho más complicado estudiar y estar en el sistema y que te traten de igual a igual”, dijo.

Foto IG
Foto: IG.

– Télam: En este contexto, ¿cómo fue tu ingreso en el rubro del gaming y los esports?

– Feca: Yo juego a la Play desde que tengo 10, 11 años, cuando salió la Play 2. También jugaba en la compu. Era algo que a mí me encantaba. Aparte de los del colegio, yo tenía un mejor amigo, con quien me sentía más afín, que nos juntábamos todos los viernes y jugábamos a la Play hasta las 5 de la mañana. Yo ya venía del palo del gaming jugando como gamer. Después me empiezo a interesar mucho más en los juegos del mundo. Conocí a mi twin (“gemelo digital”), Alan. Él sabía un poco más de esports, y queríamos trabajar mucho. Ahí me metí de lleno y me encantó. Lo difícil es la gente, la escena, pero el rubro está buenísimo.

– T: ¿Cómo es esa escena?

– F: Identidades diversas hay muy pocas. La otra vez vi una página y éramos 10 -con suerte- y repartidos por todo el mundo, incluyendo a una chica trans que ya falleció (María “Remilia” Creveling), o sea que no sé qué tan actualizada era. Cuando yo entré, hace cuatro años, no era nada, nada inclusiva. Incluso yo entro dentro del closet. Cuando ingreso al mundo de los esports borro todas mis fotos de Instagram y empiezo a trabajar como si no fuese trans.

– T: ¿Cómo fueron esos años?

– F: En 2019 me fui a cubrir el mundial de LoL (League of Legends) a Europa con Isurus. Fuimos los primeros periodistas latinoamericanos en cubrirlo, lo hicimos con “Twins”. Luego volvemos de Europa y en el 2020 nos contrata Infinity Esports y nos lleva a México a vivir un año en su Gaming House a ser creadores de contenidos con el equipo. Era una casa de 10 hombres. Yo no conté que estaba con testosterona, tuve problemas de medicación, se corría la bola que yo era trans pero no lo había blanqueado. Fue toda una situación muy difícil.

– T: Y en ese ámbito finalmente saliste del closet.

– F: Luego de trabajar dos años, el año pasado para esta fecha salgo del closet y revolucioné a toda la gente. Al principio, sobre todo los hombres, como que no me miraban a los ojos. Tal vez yo les hacía una pregunta y respondían mirando a mi amigo. Eso me incomodaba mucho.

– T: ¿Tuviste la oportunidad de estar acompañado en ese proceso?

– F: En general siempre hice mucho solo. Pero para ese entonces, cuando egresé del secundario conocí a mi mejor amigo y socio, mi twin: Dalcru (Alan Cruz).

Foto IG
Foto: IG.

– T: ¿Por qué se llaman twins?

– F: Él es mi mejor amigo. Cuando lo conozco hace 4 años tuvimos una sinergia mental increíble. A mí no me gustaba mucho cómo se vestía él. Con el pasar del tiempo lo empecé a ayudar, lo llevé a la peluquería, le cambiamos el pelo, el color, fuimos al shopping, compramos ropa, esto, lo otro. Y cuando nos quisimos dar cuenta, claro, ya se vestía muy parecido a mí. Había creado un clon (se ríe). Junto con Dalcru se me hizo mucho más fácil la transición dentro del rubro. Porque es muy difícil ser trans y entrar en el ambiente del gaming.

– T: ¿Qué lugar le das a las redes sociales en este proceso de visibilidad?

– F: Con las redes sociales siento que estoy dando algo que yo en su momento no tuve. Yo decido ser creador de contenido porque cuando empecé a buscar qué es lo que estaba sintiendo no encontraba nada. Pensaba que era diferente, que era una persona que estaba mal, que no existía, no sé, algo raro.

– T: ¿Cómo ves hoy el panorama para las infancias y adolescencias trans y que creés que hace falta?

– F: Están saliendo del clóset bastantes infancias y adolescencias trans porque hay más información. Siento que esta gente pudo expresar lo que siente porque ahora entiende qué es. Creo que la sociedad hoy en día se está enterando de que existimos, y de eso le agradezco a las redes sociales. Pero bueno, recién estamos en el paso de que se enteran de que existimos. Nos falta bastante hasta que aprendan, estén bien informados y entiendan lo que es una persona trans.